El espantapájaros – (VIII)

Aquella noche me fue imposible pegar ojo. La mezcla de sentimientos que habían surgido tras el encuentro con el anciano me sumió en un estado de nerviosismo tan intenso que me hacía imposible poder dormir o centrarme siquiera en intentarlo. Al principio no supuso ningún problema estar despierto, incluso disfruté de aquel estado de vigilia […]

Leer más El espantapájaros – (VIII)

El espantapájaros – (VII)

Esa fue la primera vez que lloré en mi vida; la primera de las tres en que hasta ahora lo he hecho. Estoy seguro de que no fue la primera en realidad y de que lloré muchas otras veces, aunque bastante antes que esa, o al menos tan alejadas en el tiempo, la última de […]

Leer más El espantapájaros – (VII)

El espantapájaros – (VI)

Son difíciles de identificar y describir nuestros sentimientos cuando son extremos, o vienen por sorpresa, si no analizamos detenidamente los cambios radicales que producen cada uno de ellos en nuestro cuerpo. Interpretar las subidas del ritmo cardíaco o las bajadas de pulsaciones según se esté en tensión o relajado, o puede que cómodo y seguro; […]

Leer más El espantapájaros – (VI)

El espantapájaros – (V)

Pueden nuestros actos llegar a ser incomprensibles, o equivocados, según la opinión de otras personas; y lo que para nosotros es una reacción lógica ante un hecho o agravio sufrido, o ante una serie de pequeños entuertos ocasionados por un tercero, para otros puede resultar desmedida, exagerada, o incluso desmesurada o injusta, aleatoria o inmadura, […]

Leer más El espantapájaros – (V)

El espantapájaros – (IV)

La vida y rutina de padre no cambió de forma sustancial por verse de repente como propietario de una casa sin habérselo ganado, o merecido al menos, para decepción de sus propios padres; y quizá fue este el último de los muchos chascos que tuvieron que asumir, vivir y tragar, por parte del que fuera […]

Leer más El espantapájaros – (IV)

El espantapájaros – (III)

Leí en un libro, no recuerdo cuál exactamente, que todas las familias intentan dar una imagen de sí mismas que no se corresponde con la realidad, como una foto en la que todos sonríen felices pero cuyas risas solo duran el instante que tarda el obturador en abrirse y cerrarse, capturando la luz de ese […]

Leer más El espantapájaros – (III)

La espera

Esperar siempre se me dio bien. Nunca fue mi mayor virtud, ni mucho menos, pero tengo cierta destreza o desenvoltura, quizá podamos llamarlo facilidad, o talento, para la espera, para el aguarde, para el aguante, o la calma. Lo que para unos son años de frustrante vigilia, para mí no son más que unos pocos […]

Leer más La espera